domingo, 28 de febrero de 2010

Once More, With Feeling

Qué pobre es la gente que no habla...


Y no me refiero a las personas mudas, eso es diferente. Me refiero a las personas que deciden escribir cartelitos en lugar de comunicarse con sus compañeros de piso, con lo fácil que sería llamar a la puerta y conversar un rato. Me refiero a mi "co-inquilina".

Y qué pobre es. No voy a hablar de sus costumbres ni de ella. Voy a hablar de su manía de colocar un cartel cada vez que quiere evitar una conversación y de las consecuencias que ello tiene...

Hoy por ejemplo he descubierto que, mientras que en España reciclamos por un lado vidrio y por otro aluminio, envases plásticos, tetra bricks y otros, en Italia reciclan vidrio y aluminio en un contenedor y envases plásticos en otro. Lo he descubierto porque yo estaba reciclando a la española (¿no reciclar en absoluto?) y mi compañera ha colocado, cómo no, un cartelito explicándolo. Al principio he pensado "cariño, tú no sabes reciclar", pero luego, antes de meter la pata, me he puesto a investigar un poco y eccolo qua, in Italia è diverso.

Y es entonces cuando he pensado que qué pobreza y en vez de molestarme como otras veces porque no ha tenido la dignidad de hablar conmigo (y palabra, aún no he matado a nadie) me ha dado auténtica lástima porque donde yo he ganado una pizquita de conocimiento, quizá inútil, pero conocimiento al fin y al cabo, ella seguirá siendo tan ignorante como hasta ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario